¿Cómo guiarse sabiamente en la vida personal y profesional en el Siglo XXI?

Vivimos en un mundo donde la información está al alcance de la mano, al alcance de todos. Como en ninguna otra época en la historia de la humanidad, las personas pueden acceder a cualquier tipo de información y conocer sobre casi cualquier cosa, a un costo muy bajo y en un tiempo reducido.

Sin embargo, la información, por sí sola, hoy está devaluada; requiere de la intervención de la creatividad para convertirse en conocimiento útil. Aunque esta realidad es tan innegable como evidente, aún existen muchos centros de formación que siguen impartiendo información, antes que conocimiento. 

¿Y dónde quedó la sabiduría? No basta con estar informado, no basta con conocer, aún requerimos ser sabios. En la antigua Grecia se distinguía dos tipos de sabiduría: la perfecta y la práctica. La primera se relaciona a la verdad del conocimiento, a su perfección. La segunda se refiere a su valor en la vida diaria para llevarnos a la felicidad y la justicia.

Para ser sabios, necesitamos gestionar seis áreas interconectadas:

  1. Nuestras propiedades.
  2. Nuestro tiempo.
  3. Nuestros conocimientos.
  4. Nuestro capital.
  5. Nuestras relaciones intra e interpersonales.
  6. Nuestro trabajo.

Sabiduría personal

Gestión del ego

  1. Controla todos tus excesos. Los vicios nacen de los excesos, es mejor supervisarlos todos los días. Lo justo es el punto medio de las cosas. Nunca lo olvides, no hay exceso bueno, todos los días es una batalla para encontrar el justo medio de las cosas.
  2. Controla tu ego en la cima. Mientras más poder adquieras tu ego se volverá más peligroso. Te dolerá cuando te pongan obstáculos, cuando te critiquen o cuando te rechacen. Creerás que todos son idiotas, desfasados o que están contra ti. La humildad es la base de la grandeza, te hará ganar el respeto de aquellos y mostrarás tu fortaleza en tu nobleza. Se noble y gentil con los demás, pero mantente firme en el tiempo, perfecciona tus argumentos y sigue siempre tu corazón. Ten cuidado, el ego se disfraza de propósitos nobles y te lleva a actuar como estúpido.
  3. Los hechos siempre superan a las opiniones. Los hechos y la realidad objetiva siempre está por encima de la subjetividad, las opiniones y emociones pasajeras. Por más intensas o escandalosas que puedas ser las últimas, no dejan de ser sólo apariencia. Al final, nadie las recordará, sólo los hechos perduran. Una autoestima fuerte es imprescindible para mantener los pies sobre la tierra y no arruinarse financiera o laboralmente.
  4. No decidas estando molesto o estando muy contento. La injusticia se nutre de esos estados. Toda decisión amerita siempre una reflexión previa y sosegada. Las decisiones deben seguir un plan de vida, no caprichos basados en las emociones.
  5. Sigue causas nobles, pero duda de sus teorías. La mayoría de la gente usa filosofías erróneas, siguiendo principios equivocados. Una buena causa a veces tiene teorías tontas, incompletas o inviables. Rescata la causa pero no te cases con sus teorías. Mantente firme en tus teorías e hipótesis. Aliméntalas cada día, si estas equivocado tu mismo te darás cuenta.
  6. La paciencia es una cualidad generadora de riqueza por inversión. Las ganancias nunca son inmediatas, mientras más grande la empresa más alejada el retorno. Hay que ser paciente para no pecar de abandono.
  7. El principal activo o pasivo siempre es la personalidad. La riqueza primero es mental antes que material. Quien piensa como rico siempre será rico. Es cuestión de tiempo. La personalidad que definas te llevará a la riqueza o la pobreza.
  8. Haz lo qué más temes y encontrarás riqueza. Fortalecer los puntos débiles siempre es rentable. El temor de la gente es una poderosa fuente de riqueza.  Todos tenemos miedo a al menos una cosa. Enfréntala y conseguirás riqueza detrás.
  9. La mayor inversión y la más rentable siempre será uno mismo. Educarse y mantenerse sano son la base de la riqueza. El estudio debe ser diario, tanto como comer o dormir. La salud es la base de la felicidad y esta de la justicia.
  10. No dejes cosas inconclusas en tu vida personal y laboral. Son agotadoras y ladrones de energía. Así pierdas en el instante, cierra la gestalt. Dejar asuntos inconclusos o temas pendientes limitan tu espacio y libertad, acabarás escondiéndote como rata para no enfrentar la verdad.
  11. Si has hecho cosas malas pide perdón y perdónate a ti mismo, también aprende por qué las hiciste y mejora. No puedes cargar con una culpa por el resto de tu vida, te debilitará. Si te das cuenta que le has hecho mal a alguien paga esa deuda y no te quedes debiendo, puedes volverte su esclavo.  El perdón es una redención, no lo esperes de otros sin antes dártelo tú primero. 

Gestión de las relaciones

Gestión del tiempo

Sabiduría profesional

Gestión del conocimiento

Gestión de las propiedades

Gestión del capital

Gestión del trabajo

  1. Vístete para el puesto que quieres, no para el que tienes. La ambición es la base del progreso y es un motivador poderoso. Ten en claro tu destino a largo plazo. No es cuestión de tiempo sino de brújula. El tiempo le pertenece a aquél que sabe cómo utilizarlo. Ahora que todo mundo tiene reloj nadie tiene tiempo.
  2. Completa el círculo de todas tus actividades. Cada cosa tiene su ciclo de vida, complétalo para sacar el máximo provecho. No dejes las cosas a medias.
  3. Monetariza tu talento. Siempre hay cosas que aprender y experimentar. Cuando tu talento satisface necesidades, es hora de monetarizarlo. La forma más inmediata es mediante servicio directo, pero tiene un límite de atención y es agotador. Es más conveniente mediante servicios pasivos utilizando la tecnología y creando puestos de trabajo. Hacer un negocio puede ser la fórmula.
  4. Cobra más por los trabajos que te enseñan menos.
  5. La innovación es la forma de trabajo más rentable. Para que esta funcione se requiere proactividad, constancia y creatividad. Las ideas nuevas no valen mucho a menos que se ejecuten. Y de la idea al hecho hay un gran trecho.
  6. Los detalles hacen la diferencia. Preocúpate por los detalles y tu trabajo pasará de bueno a excelente. Los detalles requieren maestría y, esta, concentración por unas diez mil horas.
  7. No trabajes para otros, trabaja siempre para ti. Asegúrate que lo qué hagas contribuya a tus planes futuros. Construye una marca no un negocio. Ningún negocio sobrevive sin una marca fuerte. Alinea todas tus actividades a tu meta.
  8. Las negociaciones eficaces son aquellas que se basan en el principio ganar-ganar. Las ganancias deben ser compartidas para que perduren en el tiempo. Sí quieres ser rico haz rico a los demás.
  9. No seas negligente con tus obligaciones legales y documentación. Ten todo en regla. El desorden y descuido puede resultar caro a mediano y largo plazo.
  10. No juegues con tus herramientas de productividad. Cuida de ti mismo pues eres la primera herramienta de productividad. El bienestar es signo de riqueza.
  11. Crea sistemas de autogestión para superar la voluntad o desidia de las personas. Da libertad de acción a la gente, pero facilita su desempeño dándole pautas de actuación y sistemas de trabajo. Ni siquiera tú mismo puedes escapar de la desidia y el desorden. Un buen sistema ordena siempre. Actualiza ese sistema a medida que la organización vaya creciendo.
  12. Aprende a trabajar en equipo. Solo no podrás crecer más allá de tus límites. Necesitas rodearte de personas muy capaces en pequeños campos de especialización. Actúa como director de orquesta, así seas músico maestro en cada instrumento, el toque sinfónico solo se logra actuando en equipo.
  13. Confía en las personas que trabajen contigo, pero nunca del todo. La confianza se gana con el tiempo, pero no tientes a las personas innecesariamente. Protégelas de ellas mismas creando sistemas de autogestión y desempeño.
  14. Hay cuatro formas de pagar a la gente: dinero, prestigio, conocimiento y satisfacción. Los mejores salarios son aquellos que contemplan un mixto de los cuatro.
  15. Aléjate de la gente que sólo quiere dinero, son las que menos aportan y más demandan. La gente que sólo quiere prestigio te usará mientras puede y, cuando menos lo esperes, te apuñalará para demostrarse superior. Las más confiables son las que aman el conocimiento, la verdad o la satisfacción del logro. Mantenlas cerca.
  16. La filosofía ganar-ganar es la mejor forma de pensamiento que siembra las bases de la riqueza. Identidad, costos, estrategia y bienestar son sus motivos. Hay siete pasos para la acción.
  17. Cualquier cosa que hagas para los demás, pruébala en ti mismo primero. Si funciona contigo, funcionará en los demás. Hazlo mas simple y sencillo. Así ganaras. Nunca te olvides que tú eres la primera medida de todas las cosas.
  18. Si consigues algo gratis, que solo sea gratis para ti. Para todos los demás debe tener un precio. Aprende a guardar silencio y que el precio lo pongan los demás. Si un negocio compra barato y vende caro, haz lo mismo. En realidad nada es gratis, hay otro tipo de pago que estas haciendo.
  19. Cuando propongas algo, asume que siempre lo van a observar. Anticipar es la clave del éxito. Conoce muy de cerca a tus jefes. De ellos depende tu carrera. Nunca te olvides de alimentar su autoestima.
  20. Un favor no tiene precio. Favor con favor se paga. La relación es de uno a uno, sin importar la magnitud. Nunca lo olvides.
  21. Nadie es perfecto, ni siquiera tú. Cuando reconozcas falencias tuyas, trabaja sobre ellas diligentemente. Nunca dejes de mejorar.

Conferencias y talleres

Conferencias y talleres para ver el mundo distinto y enriquecer nuestro interior. 

  1. Tu ego, ¿activo o pasivo?
  2. Perdonar es crecer: Deja de tomar el veneno del resentimiento.
  3. Cuida tu libertad y felicidad. Libérate de costumbres inequitativas.
  4. Relaciones manipuladoras. Aprende a identificarlas y superarlas. 
  5. La vida sin sentido ¿Estas seguro que tus metas son las correctas?
  6. ¿Masculino o más tarado? Las cavernas quedaron en el pasado. Actualiza tu hombría. 
  7. Cuando tu media naranja te exprime. Cuidado con las parejas inequitativas.